Cargando...


  “Le apostamos en comunidad a servir”

Breves memorias de la tercera versión del Encuentro Nacional de Huelas Doradas en Bucaramanga

El lema que lleva como título esta nota adornó las espaldas de los huellistas de la etapa doradas durante los días 20 a 22 de julio pasados en Villasunción, Bucaramanga. No se trata sólo de un lema vacío y sin sentido. Se trata, por el contrario, de una consigna de vida que moviliza a los jóvenes de Huellas a preguntarse por el sentido de una vida en comunidad inspirada por nuestro carisma ignaciano y por el deseo del servicio al país y a las regiones.

Así lo experimentamos quienes tuvimos la oportunidad de asistir al tercer Encuentro Nacional de Huellas Doradas en el que participaron cerca de 50 jóvenes de la mayoría de las regiones del país. Los jóvenes fueron los rostros visibles del Movimiento Juvenil Huellas en las regiones donde hay huellistas de la etapa de Doradas: Medellín, Cali, Bogotá, Barranquilla, Santa Marta y Bucaramanga. ¿Los anfitriones?: las comunidades de Huellas Doradas en Bucaramanga que, junto a la generosidad del Colegio San Pedro Claver en cabeza de su rector, el p. Rodolfo Abello, S.J. posibilitaron unas condiciones óptimas para el desarrollo de la actividad.

No fue un encuentro como cualquier otro. Asumimos juntos el desafío que supone la opción por la comunidad, por su formación y por el lugar que tiene en ella la misión: el ser enviados más allá de nosotros mismos y nuestros intereses. Sin duda, fue un encuentro para agradecer, para renovar la fe y la esperanza. También para comprometernos de modo más sincero y honesto con la formación y con el ideal de servicio que sigue moviendo nuestros corazones.

Cortesía: Jonathan Marín, S.J.

Comentar vía Facebook