Cargando...


  PAZARTE Experimenta con el arte para profundizar en la espiritualidad

La expresión oral tiene lugar en la Casa Ignaciana de la Juventud y nos ayuda a conectar tradiciones humanas con las que podemos experimentar corporalmente la magia de las historias que muchas veces conectan nuestro espíritu.

En la apertura de PAZARTE el pasado 13 de marzo, la comunidad ignaciana hizo parte de un espacio espiritual y artístico que permitía la conexión con diferentes manifestaciones artísticas, invitaban al espectador a conectarse emocionalmente con las presentaciones más que solo participar del espectáculo.

Una de las propuestas para entrar en un espacio sensible y reflexivo fue la expresión oral, esta tradición milenaria que busca contar historias, acontecimientos o situaciones reales o imaginarias se vale principalmente de la palabra y la gestualidad para comunicar de manera viva y directa. Con esta herramienta humana muchas comunidades han conservado sus saberes y tradiciones culturales; fue usada de diferentes maneras en los rituales cosmológicos de civilizaciones y comunidades antiguas, al poder de la palabra hoy día se le adjudica el lenguaje verbal que cohesiona las sociedades, y de distintas maneras la palabra puede representar poder y sabiduría.

En esta oportunidad PAZARTE buscaba hacer uso de la magia que posee la cuentería, acompañado de herramientas sensibles y musicales, para preparar un ambiente, entre el público asistente de calma, sensibilidad y reflexión que los llevaría a una Oración por medio del arte, Fabian Castillo Sandoval (Narrador y musico viajero) fue quién conecto y dispuso al público, aquí sus aprendizajes y lo que lo motivo a compartir ese cuento entre la comunidad ignaciana:

“Lo que me inspiro a contar el mito de la creación japonesa – la creación del cielo y la tierra- fue encontrar y transmitir una historia que plasmara una visión más amplia de la existencia, “como la vida y la muerte, Izanami e Izanagi”, pueden volver a unirse, así como se han separado, la muerte no es el fin.

Considero que la eternidad se encuentra en el presente y al ser todos hijos de Dios gozamos de tal privilegio. Es un relato que como jóvenes podemos replantearnos, la cultura occidental ha ligado tanto el miedo hacia la muerte que no se permite abordar la muerte como parte de la vida, como un paso más de la existencia, que como ya lo he dicho es eterna.

Debemos aprender más de lo que nos rodea, contemplar la naturaleza, las plantas, como viajan por las estaciones; de una primavera a un invierno, de mucho calor a mucho frío, como el día y la noche, todo el cíclico, existe el renacer, la muerte y eso hace la unidad. La unidad del todo.

La espiritualidad es el motor de nuestra transcendencia, y para ello debemos liberarnos de dualidades, comprender el todo en la unidad. Comprender que el amor siempre va a unir. Que no hay vibración más alta que permita tanta armonía. Y Dios, es amor.”

Compartimos un link en el que podrá observar algo de este momento:
https://www.youtube.com/watch?v=eB9y4YNxqe8&feature=youtu.be

Comentar vía Facebook