Cargando...

Delegación Mag+s Brasil en Bogotá.


Bruno Victor.

   Peregrinos en Colombia: Jóvenes testimonios de amistad y reconciliación

Entre los días 29 de octubre y el 08 de noviembre, yo, João Melo (Sinop, MT) y otros tres brasileros, Ayla Tapajós (Santarém, PA), Diego Barbosa (Fortaleza, CE) y Bruno Victor (Campinas, SP) estuvimos en Colombia para participar, junto con jóvenes de todas las partes del país, de la Claveriada Valle 2017.

En los primeros días de nuestra peregrinación nos quedamos en la ciudad capital, Bogotá. Los museos, las plazas, cada arquitectura de las casas y edificios, cada busto, estatua y placa nos contaban la historia de aquel país que aún desconocíamos. Había más. Las personas que nos acompañaban por la ciudad y con quienes nos encontrábamos por el camino, nuevos amigos, nos contaban aún más, y nos contaban con la vida, lo que es Colombia. Respiramos a Colombia cada vez que, donde pasábamos la mirada, las verdes montañas que subían al horizonte nos decían que estábamos en tierras extranjeras. Los grafitis que coloreaban los muros de la ciudad nos contaban de las manifestaciones artísticas y de resistencia juvenil contra el sistema que sostiene la desigualdad social. Los rostros de los trabajadores que, como miles de brasileñas y brasileños, tomaban los autobuses llenos en la vuelta del trabajo; los venezolanos, inmigrantes, que allí buscaban una vida mejor, todos ellos, nos contaban que Colombia y Brasil comparten problemas y desafíos iguales. Había más del vecino país latinoamericano para ver. La rica culinaria, los ritmos musicales como la salsa y el reggaeton nos contaban que el pueblo colombiano es alegre, festivo y sabe bailar maravillosamente. Y en todo eso, el corazón como que susurraba ver a Dios en todas las cosas. Y todas las cosas nos contaban algo de Colombia.

Así, descubrimos poco a poco que el lugar que nos acogía es un país de historia fuerte e intensa. Descubrimos también que el conflicto y la guerra marcaron los últimos 50 años de esa nación y que ahora hay un esfuerzo enorme que está siendo emprendido para alcanzar la paz.

En la pequeña ciudad de Buga, Valle del Cauca, entre los días 3 a 6 de noviembre, nos encontramos con más de 250 jóvenes para la #ClaveriadaValle2017? cuyo tema fue Jóvenes testigos de amistad y reconciliación. Y para nosotros, Delegación Brasil, eso es lo que la Claveriada 2017 significó.

Testigos: Nos testificaron a los jóvenes de la Claveriada. Testificaron que ya no quieren un país sumido en el conflicto y la violencia. Testificaron que a pesar de sus diferencias regionales -lo que seguramente los hace aún más ricos culturalmente- y de sus opiniones diversas, desean una nación más justa, humana y pacífica. Testificaron la esperanza.

Amistad: No importa el tiempo de convivencia y sí la intensidad de lo que sentimos. Amistad son lazos afectivos y efectivos que construimos en el caminar de la vida y que hacen los pasos más leves, más risueños y con más sentido. MAGIS. Nosotros, de la Delegación Brasil, tan poco nos conocíamos antes de la Claveriada 2017. Pero nuestra amistad es un fruto hermoso y que creció rápido porque resulta de corazones abiertos y deseosos de encuentros. Nos movemos y nos dejamos mover hacia lo nuevo que nos era tan familiar, construyendo nuevos lazos de amistad más allá de las fronteras.

Reconciliación: La reconciliación es expresión de la misericordia y del amor. Quien ama reconcilia. Los jóvenes colombianos que se identifican con la espiritualidad ignaciana mostraron en la Claveriada el deseo de en todo amar y servir, de reconciliación consigo mismo, con los demás y con la Casa Común. Más. Mostraron que todo esto no es un palabrerío hermoso, pero que la reconciliación es compromiso con la construcción de una realidad social y política más solidaria y fraterna.

El evento juvenil marcado por mucha animación y alegría incluyó momentos de convivencia, oración personal, compartir, charlas, talleres, presentaciones culturales, eucaristía diaria y una peregrinación hasta la Basílica menor del Señor de los Milagros de Buga.

Nuestro viaje terminó en la ciudad de Cali, donde nos reunimos con varios jóvenes que participaron en la Claveriada 2017 y que estudian en colegios y universidades de la Compañía de Jesús. Fue hermoso ver que la misión de la Compañía junto a esas instituciones educativas no se limita a sostener otras obras de la Compañía que carecen de recursos financieros. Esta experiencia nos enseña que hay que acoger y asumir los colegios y universidades como lugares de presencia junto a las juventudes. Me alegró mucho ver a los jesuitas que trabajan en esas instituciones son tan cercanos a las juventudes, mezclados a ellas, encontrándolos por los pasillos y con mucha familiaridad intercambiando algunas palabras, teniendo sus salas abiertas, donde los jóvenes se sienten acogidos, invitados a entrar, pasar un tiempo, pasar el intervalo entre una clase y otra. PRESENCIA.

La Red Juvenil Ignaciana de Colombia es quien articula y organiza la Claveriada. Estamos muy agradecidos con todos los que trabajan en ella por haber aportado tanta experiencia que, concluimos, es una experiencia de Dios.

João Melo, por la delegación de Brasil en la Claveriada Valle 2017.

Nota original

Nota traducida del portugués al español por Olaf Niemtschik.

Comentar vía Facebook